Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

José Antonio Primo de Rivera.
(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

lunes, 18 de octubre de 2010

SOBRE UN EDUARDO MENDOZA.

Que dicen que es escritor, y hasta que ha ganado el premio Planeta con una cosa titulada Riña de gatos. Madrid 1936.
Nada extraño, si tenemos en cuenta el lamenable declive de esa editorial que fue un referente de señorío y ecuanimidad, convertida ahora en lo que a la vista queda, con su presidente en los tribunales acusado de facilitar un plagio de Camilo José Cela.
Este tal Eduardo Mendoza -que lo mismo podría ser un Juan Lanas o, más castizamente, un don nadie-, se permite decir -en entrevista que le hacen en Público- de José Antonio Primo de Rivera que era "alguien con un interés intelectual y humano tan escaso..."
Obviamente, el señor Mendoza es tonto. Es -más que tonto-, necio con máster, soplagaitas sumo, tontolaba engreído, cretino cum laude, necio máximo.
José Antonio fue el único intelectual que le dió a la Segunda República una legitimidad de orígen de la que legalmente hubiera carecido sin él: la de que todo hecho revolucionario -en tanto que subversivo del orden constituído- genera su propia legitimidad. Fue -según Jordi Pujol, nada sospechoso según creo- el único político español que había entendido a Cataluña. Fue -dicho por sus oponentes en los tribunales- un brillante abogado. Fue un hombre que -sobre todo uno que se llame escritor tiene que saberlo- dejó páginas hermosísimas desde un punto de vista meramente literario.
Lo que ocurre, es que José Antonio fue un intelectual al que se le entendía; que tenía tal capacidad y tal cultura, que se hacía comprender por cualquiera, lo mismo los intelectuales encumbrados que los campesinos y obreros tan queridos por él. Acaso este señor tonto Mendoza piensa -es un decir, vaya- que un intelectual es el que hace el programa político del PSOE o del PP, esos montones de palabrería de los que nadie saca nada en claro. Y entonces -entonces sí- José Antonio le resultaría de poco interés, porque quien tiene un cerebro viciado de estereotipos es incapaz de valorar la claridad, el rigor intelectual, el pensamiento recto y firme.
En cuanto a lo humano, José Antonio fue -según sus enemigos- un hombre ecuánime y valiente. Defendió la memoria de su padre -cosa que suelen hacer los hijos cuando lo conocen-, de pensamiento, en las Cortes; y, cuando resultó necesario, de obra, abofeteando a un General en plena calle, o saltando sobre tres filas de escaños en el Congreso, para enzarzarse con el maledicente. Pero ello no fue obstáculo para que, cuando era de justicia, le ofreciera su mano al enemigo.
Evidentemente, José Antonio no tuvo el interés humano de una vida trufada de escándalos, porque mantuvo en la mas estricta privacidad lo que no concernía a la actividad pública. Si este cretino Mendoza considera el interés humano por el número de concubinas conocidas, o de escándalos de cuernos, o de trifulcas públicas, José Antonio no le puede llamar la atención.
Añade después el capón Mendoza: "Es un personaje que me parece interesantísimo, aunque todos los historiadores coinciden en apuntar que era un memo."
Pero, ¿tu sabes leer, necio Mendoza? Aquí, el único memo eres tu, ababol. Cualquier historiador será más o menos favorable, pero a ninguno en absoluto le ha parecido un memo. Al contrario: por muy enemigos ideológicos que sean, todos coinciden en resaltar lo fascinante del personaje. Incluso tú mismo lo confiesas, mamarracho: un personaje que me parece interesantísimo. Te contradices porque ni siquiera en tu condición de caracol -rastrero, baboso, hermafrodita y cornudo- puedes sustraerte a la realidad.
Y por último, lo que te define: "Lo único que hizo con acierto estratégico fue morirse a los 33 años."
Eso es, botarate Mendoza: se murió. ¿De gripe? ¿De infarto? ¿De tuberculosis, aún no erradicada por la Sanidad del Régimen de Franco?.
Se murió. Y se queda tan ancho el hideputa, a ver si cuela y la gente se olvida de que fue fusilado -asesinado tras una farsa de juicio, mucho más ajeno a la legalidad que los que dicen que eran ilegales en el franquismo-, condenado sin prueba alguna por delitos que no pudo cometer porque llevaba preso -preso político- desde varios meses antes.
Ahí te retratas, mentecato. Se te nota la piel de zorra que, fracasada en el intento de alcanzar las uvas, se quiere convencer de que están verdes. Y aquí, lo único verde que hay eres tu.
Verde de envidia verde.

8 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Leí que ese señor había escrito un libre sobre el año 1936 y que aparecía un personaje histórico, pero que fuera Jose Antonio.
Supongo que por eso le habrán dado el premio, ya que después de la movida de Garzón será muy rentable escribir una novela dando mala imágen del fundador de Falange.

Antón dijo...

Otro de la zeja,por eso mismo se lo han dado

Apañó dijo...

No daba crédito al retrato zafio que de José Antonio realizó Eduardo Mendoza en la misma publicación, ¡qué casualidad!, donde suele arrojar su bilis la camarada Lucía Etxebarria:

"José Antonio era un tontaina marginal"

Hay que ser muy miserable y mezquino para faltar a la VERDAD de forma tan ruín.
El tontaco de Mendoza ha quedado, por siempre, retratado como un vulgar plebeyo henchido de resentimiento y mala fe.

27 puntos dijo...

José Antonio es eterno,y él ¿quién es?
¡Que asco!

Alvaro Romero Ferreiro dijo...

Yo y ante personajes así,prefiero callar no vaya a ser que te cierren el blog.
Como dice un camarada que tambien opina por aqui,¡¡Cuanto H.... y que poca munición!!

Anónimo dijo...

Esa piel de zorra, querido rafael, debe ser de su madre.
Herramienta de trabajo.

Juan (azulmahon)

Juan Miguel dijo...

Hay palabras que se comenta solas, y silencios que dicen más que las palabras. En este caso para mejorar los sonidos del silencio de este ímbecil cum laude basta con meter la cabeza en el inodoro y tirar de la cadena. No creo que encontraramos más basura que en las páginas del macro panfleto con el que castiga nuestra vista.

Anónimo dijo...

eSTE eDUARDO mENZOZA, ¿CON QUIÉN HA EMPATADO?

Publicidad: